El Sapo y el Ratón: Una Fábula Sobre la Amistad

El sapo y el ratón eran grandes amigos que vivían en un bosque encantado. El sapo, con su piel rugosa y ojos brillantes, era el rey de los charcos, mientras que el ratón, ágil y travieso, se movía con destreza entre las ramas de los árboles. Juntos compartían aventuras y risas, disfrutando de la amistad que los unía.

Un día, mientras el sapo exploraba un nuevo charco, escuchó un extraño ruido proveniente de un arbusto cercano. Intrigado, se acercó sigilosamente y descubrió que era su amigo ratón atrapado en una red tendida por un cazador furtivo. El sapo, sin dudarlo, utilizó su lengua pegajosa para liberar al ratón, quien lo miraba con gratitud en sus ojitos brillantes.

Con el ratón a salvo, el dúo decidió investigar quién era el misterioso cazador que intentaba capturar a los habitantes del bosque. Siguiendo las huellas dejadas en el suelo, llegaron a una cabaña en lo profundo del bosque, donde encontraron al lobo, un ser malvado con malas intenciones. Decididos a detener al lobo, el sapo y el ratón elaboraron un ingenioso plan.

El ratón, con su astucia, logró distraer al lobo mientras el sapo se deslizaba sigilosamente detrás de él y lo ataba con lianas. El lobo, sorprendido por la jugada de los amigos, prometió no volver a cazar en el bosque encantado. Con la paz restaurada, el sapo y el ratón regresaron a sus hogares, sabiendo que juntos podían superar cualquier desafío que se les presentara. Su amistad, más fuerte que nunca, brillaba en todo el bosque como un ejemplo de valentía y lealtad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio